jueves, 14 de junio de 2007

Sobre la caridad...

Que la caridad empieza por uno mismo, es una de las enseñanzas que nos ha dado la Iglesia Católica.
Me gustó mucho la frase que una vez me dijo el cura del hospital, Yayo, que estuvo de misionero en Burundi, sobre la caridad y las dudas sobre si lo que se donaba llegaba a su destino: Lo único cierto es que no llega lo que no se manda.
Lo que no entra en lo lógico es la postura adoptada por el Vaticano respecto a Amnisitía Internacional
El Vaticano deja de brindar una ayuda financiera que nunca dio
Además insta a los católicos a no ayudar a esta organización.
El cardenal Martino explicó que la medida fue adoptada después que el consejo directivo de la organización humanitaria decidió en abril pasado promover el acceso al aborto para las mujeres víctimas de violaciones o cuya salud corra riesgos por el embarazo, como se puede leer en, por ejemplo, ABC.
En 1996 el Vaticano tomó una medida similar contra UNICEF, el fondo de Naciones Unidas para la infancia, acusada de promover el aborto. UNICEF financiaba entonces campañas en los campos de refugiados de todo el mundo para que jóvenes mujeres y adolescentes emplearan un espermicida post-coito para evitar quedar embarazadas.
Cosas de humanos.